23 Ago

CURACIONES PSÍQUICAS A DISTANCIA SE PRACTICAN EN VENEZUELA

Curación

Fiel a los requerimientos de nuestros lectores que nos han informado de su interés por la Radiónica, hemos iniciado una serie de investigaciones a fin de cubrir dicha necesidad, El saber que existen generalmente libros de Radiónica en inglés que dificultan el aprendizaje de la materia, y además, el desconocimiento de la existencia de personas que debidamente preparadas y con la autoridad moral suficiente, podrían dar tal información, nos ha motivado a realizar un trabajo que sirva de introducción al conocimiento de lo que es verdaderamente la Radiónica.
Algunas personas se han comunicado conmigo para informarse que poseen un “Radionics”, pero no saben cómo manejarlo, Así como “el hábito no hace al monje”, igualmente un aparato de Radiónica no hace doctores en Radiónica, en Venezuela cualquiera puede registrar alguna sociedad de Radiónica y autonombrarse presidente pero demostrar que se tiene un buen conocimiento de la materia, amén de la capacidad parasíquica que la Radiónica exige, eso todavía está por verse.

MUCHOS QUIEREN HACER INVESTIGACIONES

Es necesario que en Venezuela se les dé todo el apoyo a los interesados en las investigaciones que lleven a un verdadero fin humanitario y no a los que quieren comerciar con la ignorancia de la mayoría. La Revista Cábala siempre abierta a los pensamientos que hermanan a todos los ciudadanos del mundo, invita a todos aquellos interesados en colaborar en tan magna obra. En la actualidad, debido a unos reportajes sobre la radiestesia, muchos han desempolvado su péndulo. ¡Desempolvemos la mente, pues!

Uno de los hechos más impresionantes e increíbles de la “Medicina Alternativa” es la Radiónica que es una técnica de curación a distancia. Quiere decir esto que se puede realizar el diagnóstico y la cura sin la presencia física del paciente, en su ausencia se utiliza una foto una gota de sangre o un cabello de la persona a quien se quiere tratar.
La primera dificultad que se le presenta a uno, al querer tratar de informar a alguien de la existencia de tales técnicas, es que piensan que uno está dedicado a las antiguas prácticas de brujerías. Pero no es así porque estas técnicas requieren de quienes las vayan a practicar. que tengan un alto desarrollo de la percepción extrasensorial y un amplio conocimiento de la anatomía del ser humano, así como también poseer el conocimiento de las diferentes terapias existentes en la actualidad. Lo dicho anteriormente justifica que muchos terapeutas que utilizan la Radiónica (sin que sus pacientes lo sepan), se niegan a suministrar declaraciones por temor a ser señalados como brujos.

¿QUÉ ES LA RADIÓNICA?

shutterstock_56219380La Radiónica es un método de diagnosis y tratamiento de distancia, que se realiza mediante un instrumento que permite o facilita la percepción extrasensorial de quien utiliza el aparato. Se puede aprovechar para el diagnóstico o tratamiento de un sistema viviente, ya sea humano, animal, vegetal, o incluso en el suelo orgánico. En la etapa del diagnóstico la Radiónica opera conjuntamente con la radiestesia médica, si se trata de la salud.
El diagnóstico consiste en detectar e identificar los diferentes esquemas de energía, constatar su funcionamiento y descubrir las causas que lo están alterando. Al paciente se toma como una totalidad comprendida por diferentes niveles, que son: el corporal, el mental y el espiritual.

¿CÓMO CURA LA RADIÓNICA?

El objetivo de la terapia radiónica es la eliminación o reversión de las causas originales de la enfermedad del paciente, sin embargo, no se puede hacer nada sin la cooperación del enfermo , pues es éste, al fin y al cabo, el que se va a curar a sí mismo.
Sin embargo, una vez establecidas las causas de la enfermedad, se pueden proyectar las energías terapéuticas adecuadas al paciente sin que él lo sepa, a fin de ayudarle a recuperar una salud óptima.
La Radiónica considera al hombre como una totalidad constituida por varios niveles de energías, que van de lo físico hasta lo más sutil. Se considera que un estado de salud óptima corresponde a la armonía existente entre ellos. Cuando se rompe esa armonía es porque un agente extraño, o causa, ha perjudicado al hombre como totalidad; entonces aparece la enfermedad. Es posible, investigando el estado energético de una persona, detectar el comienzo de una enfermedad; si se corrige el defecto se elimina la posibilidad de que la enfermedad se desarrolle, hasta alcanzar el nivel orgánico necesario para su identificación clínica.
La Radiónica surge con las primeras investigaciones de Albert Abrams, quien nació en San Francisco, Estados Unidos, en 1863. A fines del siglo XIX, habiéndose graduado de médico, se dirigió a Alemania para continuar estudios avanzados de medicina. Al graduarse le otorgaron medallas de oro y plata de la Universidad de Heidelberg, por la excelencia de su trabajo,

EL DESCUBRIMIENTO INICIAL

Dos experiencias marcaron una profunda huella en la mente de Abrams. Una, cuando estando en Nápoles vio como el famoso tenor italiano Enrico Caruso daba un golpe con la punta del dedo, a una copa de vino, para arrancarle un tono puro, y enseguida se retiraba y rompía la copa al cantar la misma nota.
La otra experiencia fue en la Universidad de Heidelberg con el profesor de Sauer, quien dijo a Abrams que cuando él trasplantó esquejas de cebollas había dejado, sin querer, algunas de las plantas arrancadas junto a las que seguían en pie. Dos días después advirtió que estas últimas, es decir, las que estaban junto a las plantas moribundas, tenían un aspecto distinto de las de enfrente. Abrams dedujo que las raíces descubiertas estaban emitiendo alguna radiación extraña. Cuando Abrams se dirigió a los Estados Unidos se dedicó a la enseñanza en la Universidad de Stanford. A él le gustaba percutir los cuerpos de las personas como si fueran una copa de vino. Así llegó a descubrir en las resonancias las claves de las enfermedades, cualquiera que fuese.
Un día observó que, al conectar a alguien un aparato cercano de rayos “X” sin previo aviso, acalló la nota que estaba captando de su percusión. Por casualidad A. Abrams, descubrió que el extraño enmudecimiento del sonido sólo ocurría cuando el paciente miraba al Este y al Oeste, pero que si se le colocaba mirando al Norte y al Sur, la percusión producía la nota resonante de siempre. Esto nos demuestra que existe una relación entre el campo geomagnético de la Tierra y el campo bioelectromagnético del individuo; es por eso que recomiendo que siempre que se trabaje en Radiestesia Médica y Radiónica, que se utilice una brújula para determinar los parámetros de trabajo. Abrams continuó percutiendo cuerpos humanos, y llegó a identificar enfermedades que iban desde el cáncer y la tuberculosis, hasta la malaria y los estreptococos. Particularmente he podido comprobar que muchas veces que he tenido una parte del cuerpo enferma, pude apreciar un ruido interior o vibración durante el proceso curativo. Para identificar las enfermedades A. Abrams ideó un sencillo aparato, con cuadrantes calibrados para medir las reacciones e intensidades patológicas. De este trabajo surgía la “Reacción Electrónica de Abrams “, como él la llamó, y de ahí es de donde se origina la Radiónica.

Lo fundamental de A. Abrams es que llegó a la conclusión de que un cuerpo humano sano podía recibir y registrar las ondas desconocidas de especimenes enfermos, y que estos alteraban de alguna manera el cáncer de sus tejidos. También pensó que se podían descubrir fuerzas para corregir lo que consideraba “aberraciones intramoleculares”, y hasta posi blemente evitar que se produjesen. Además, comprobó que la radiación de un espécimen patológico podía transmitirse, como la electricidad por un cable de dos metros. Una vez un médico escéptico le intimó a que localizase exactamente una infección tuberculosa que tenía en el pulmón Abrams le dijo que sostuviera un disco pegado a su frente, e hizo que otro estudiante pasase el segundo disco sobre el pecho del sujeto, hasta que la nota percutida cambiase de tono.

METODOS MUY REVOLUCIONARIOS

Al final había localizado la infección, a escasos centímetros. Abrams llegó a construir el “Reflexófono”, que era capaz de emitir diferentes sonidos. Ya no necesitaba percutir los cuerpos de los pacientes como lo estaba haciendo. Con la ayuda de este aparato llegó a diagnosticar las enfermedades del cuerpo humano a partir de una gota de sangre, y además llegó a determinar en la etapa en que estaba la enfermedad.
También pudo detectar por la gota de sangre de una enferma de cáncer de los senos, cuál era el que estaba enfermo. Abrams llegó a demostrar, ante más de cuarenta médicos, por qué la quinina sirve para combatir la malaria. Tomó unos granos de sulfato de quinina y los puso donde había estado la gota de sangre en el aparato. Se produjo exactamente el mismo sonido de percusión que emite la malaria. Luego, colocó entonces el material malario en el recipiente junto con un grano de quinina envuelto en papel de hilo.
Ahora, la misma percusión produjo un sonido resonante. Abrams sugirió a los médicos que posiblemente las radiaciones emitidas por las moléculas de quinina anularon exactamente las de las moléculas maláricas, y que el efecto de la quinina en la malaria obedecía a una ley eléctrica desconocida, que debía de ser objeto de investigación. Abrams llegó a construir un “Osciloclast” con la ayuda de un ingeniero de radio. Este aparato podía emitir ondas capaces de curar enfermedades, anulando o alterando las radiaciones. Para 1919 no se sabía exactamente cómo o por qué curaba este aparato. A. Abrams murió en 1924, y para ese momento todavía continuaba la campaña de descrédito en su país natal, Estados Unidos. Para esta misma fecha su invento fue introducido en Inglaterra, y un comité, bajo la presidencia de Sir (más tarde Lord) Thomas Horder, investigó su eficacia. Después de numerosas pruebas el comité admitió que los métodos de diagnosis de Abrams eran válidos. Más tarde, Lord Horder dijo: “La proposición fundamental ‘avanzada originalmente por el doctor A. Abrams posee un alto grado de probabilidad”.

RUTH DROWN, PIONERA DE LA RADIÓNICA

A Ruth Drown se le recuerda por sus nuevas y más sofisticadas formas de instrumentación en la Radiónica así como nuevas técnicas de tratamientos y de diagnosis. Pero lo que más llama la atención es que además de impulsar los tratamientos o diagnosis a distancia. R. Drown inventó una cámara radiónica que podía tomar fotografías del interior de los pacientes a larga distancia. En. Los años sesenta realizó algunas fotografías radiónicas; entre ellas mostró algunos de los primeros cosmonauta rusos en órbita dentro de la cápsula. Las fotografías que sacaba mediante un punto de sangre a larga distancia muestran una sección a través de un órgano o tejido, mientras que las tomadas con el paciente en contacto con la cámara mostraban un órgano completo, desde una visión exterior.
R. Drown acostumbraba a hacer una evaluación bastante amplia, que incluía desde evaluación diaria del funcionamiento de las glándulas endocrinas, análisis de sangre y orina, medir la tensión sanguínea, y tenía muy en cuenta el estado físico general. antes de comenzar el tratamiento.
R. Drown muere a causa del hostigamiento que le hicieron quienes se creían ver perjudicados con sus avances científicos.
Tanto médicos como empresarios de los productos farmacéuticos y alimenticios, se interesaron por que fuera acusada de fraude; sus aparatos fueron confiscados y destruidos fue llevada a la cárcel lo que arruinó su vida, sufrió dos apoplejías, y murió después de la segunda. A pesar de las evidencias concluyentes presentadas por las personas que había curado, sus apelaciones nunca fueron aceptadas. Quedan sus conocimientos transmitidos a sus colegas, su obra, el recuerdo de una mujer que murió a consecuencia de no ceder ni retractarse de lo que estaba haciendo; era su lucha en la búsqueda de una ciencia para beneficio de la humanidad.
Lamentablemente todavía se siguen “quemando brujas en plena era espacial”. Un conocimiento más amplio de cómo fue que surgió la Radiónica debe incluir, entre otros, al ingeniero George de la War, que llegó a inventar una máquina que permitía sacar fotos a distancia. A Malcom Rae, que en los años setenta le dio un impulso a la Radiónica al utilizar formas geométricas energetizadas magnéticamente, y dando tratamientos a distancia.

En los tiempos de Malcom Rae, David V. Tansley contribuyó a perfeccionar el diagnóstico radiestésico, basándose ‘en los conceptos orientales de los Chakras, que hoy día son ya reconocidos ampliamente en la anatomía sutil del hombre. En 1971, la “Life Energies Reserch Foundation” de Nueva York, que estaba dirigida por el psiquiatra Robert Laidlaw, subvencionó al físico William Tiller, de la Universidad de Stanford, para investigar la Radiónica en Inglaterra. Mucho tiempo después el doctor Tiller publicó un informe sobre la Radiónica a su regreso de Inglaterra, informe que ha sido muy malamente criticado.

UN FÍSICO EXPLICA LO QUE ES LA RADIÓNICA

Una breve explicación de la Radiónica apareció en “The Varieties of Healing Experience”, publicado por la “Academy of Parapsychology and Medicine” escrito por un físico y profesor universitario. Lo que sigue es un extracto: “Cada organismo irradia y absorbe energía a través de un único campo ondulatorio. Se cree que la onda transportadora fundamental es polarizada con un vector de polarización rotativa. La información concerniente a las glándulas, sistema corporal. etc., aprovisiona la onda transportadora, y parece asociada con específicas modulaciones de fase del vector polarizador de la onda para una glándula específica”.
“Las zonas del espacio, asociadas con un determinado ángulo de fase de la onda, constituye una red tridimensional de puntos que se extienden por todo el espacio. Estar en resonancia con cualquiera de estos puntos significa estar en resonancia con la glándula particular del paciente. Si la energía que posee la forma ondulatoria enferma de la glándula se vierte en uno de los puntos específicos de la red, la glándula será impulsada por el camino sano. Las células nacidas en presencia de este campo, polarizadas, tienden a crecer con una configuración más sana, lo cual debilita el campo original de la estructura enferma. El tratamiento continuado acaba por moldear otra estructura orgánica sana, y la enfermedad queda curada”

FUENTE: Revista Cabala. Nº 134- Año VIII. Fecha: julio 26 del año 1.984.
Más información en el Curso Moderno de Radiestesia del profesor Rosendo Churión.

Comparte: