21 May

BÚSQUEDA DE ORO

Búsqueda de oro

COMO DESCUBRIR LOS TESOROS OCULTOS

Debido a la continua revalorización del oro, ha aumentado el interés del pueblo venezolano por iniciarse en esa aventura que es la búsqueda de los llamados “entierros”. El deseo de nuestros lectores por conocer cómo trabajar con los detectores de metales electrónicos, nos motiva a entrevistar al ingeniero venezolano ‘Ronald Van SoIt, gerente técnico de “Busindustrial”.

-¿Cómo ve usted el trabajo con los detectores de metales? -pregunto en su oficina situada en Los Palos Grandes, Caracas.
-El mundo de los detectores de metales es muy interesante, si se toma en cuenta de que sólo hace unos cincuenta años que se está desarrollando, ya en el año 1920 se la utilizaba para detectar minas explosivas, y en la Segunda Guerra Mundial se la usaba mucho para este propósito. Luego de pasar la guerra se le buscó otro uso a estos aparatos. Después surgió la búsqueda de los famosos tesoros, y a raíz del impulso que tomó, se han desarrollado tanto los aparatos que ya indican discriminación de metales, el tipo de metales que uno tiene debajo -responde con entusiasmo.

UNA LABOR INTERESANTISIMA

 – ¿Cuándo se inician ustedes en esta labor?

-Tenemos apenas ocho meses vendiendo este tipo de detectores de metales. Todo esto a raíz de un viaje que yo hice a los Estados Unidos; pero en el ramo industrial tenemos como cinco años, y además bastante experiencia en la teoría de la detección de metales.
– ¿Cómo es el servicio que ustedes ofrecen?
-Bueno, nosotros básicamente disponemos de dos
sistemas: uno es el alquiler y el otro es la venta. El sistema de alquiler de aparatos nos permite incentivar a la gente para que en realidad conozca de uno los modelos, primero el más sencillo, y así lograr la compra de un aparato más sofisticado, y que luego de ser utilizado permita obtener mejores resultados para el cliente. Igualmente damos servicio a todos los aparatos que tienen su garantía, y además podemos repararlos aquí mismo en Venezuela, si es el caso. El alquiler está ligado al aparato más sencillo que es el más económico.
-¿Qué importancia tiene la discriminación de metales?
-Cuando se busca oro exclusivamente y no tapitas de refrescos o latas vacías. Para eso se utiliza el discriminador de metales. Los aparatos más sencillos pueden distinguir básicamente el metal bueno del metal malo, por decir así. El malo serían las cabillas, pedazos de latas, etc. El metal bueno sería el oro, la plata, el cobre; éstos son buenos
conductores de la electricidad. Entonces tenemos inconvenientes con este tipo de señal, pero se pueden distinguir y diferenciar cuando uno ya tiene experiencia con este tipo especial de metal.
– ¿Existen condiciones atmosféricas que dificulten la búsqueda con este tipo de aparatos?
– Aquí en Venezuela no tenemos ningún tipo de problemas.
El único, es que el aparato no está preparado para soportar lluvias sobre él; pero incluso estos aparatos pueden ser sumergidos, mientras que la caja de control no esté dentro del agua. El resto de lo que es el ‘platillo” puede estar sumergido en el agua, o sea que sirve para buscar en ríos y playas. La única condición adversa sería una helada, pero eso no ocurre nunca aquí.

APARATOS CASI MAGICOS

-¿Qué experiencias ha tenido usted con los aparatos?
-He tenido varias, porque aparte de vender los aparatos es todo un hobbie el que practico: como el de buscar tesoros.
Hemos estado en diferente zonas del país: en Falcón, Timotes, Cumaná y diferentes sitios , pero el gran problema no es que se consiga algo. Lo interesante es la historia que está detrás del asunto. Así por ejemplo, si le hiciéramos caso a lo que dicen la mayoría de la gente, que si vieron “una luz que se aparece todas las noches en un sitio”, que hay espantos, gritos en las noches, aparición de espíritus y luces fugaces, generalmente yo soy un tanto escéptico con ese tipo de información, porque no es algo solido, es algo que ha sido transmitido de generación en generación, como una forma de distraerse.
-¿O sea que la búsqueda de tesoros debe basarse en datos más fidedignos? -indagué.
-Por ejemplo, hemos estado en casos donde si hay documentos como los llamados testamentos. En donde hay cláusulas que hay que cumplir, digamos por parte del que consigue el tesoro, siempre que se haga una investigación en estos documentos de que en verdad son verídicos. Hemos estado en casos que sí han existido esos documentos, pero datan de doscientos años, y geneneralmente nunca dicen dónde está el tesoro. Allí es cuando se debe averiguar la historia de ese documento: a quién pertenecía, qué hacienda existía cerca. Para empezar a investigar, no se puede llegar con un aparato y ponerse a buscar en cinco o diez hectáreas de terreno … es una locura.
– ¿ Y le han informado de algunos descubrimientos?
-Si, en la medida de lo que es posible, porque nadie quiere hablar de eso. Hemos tenido unos tres casos en donde la gente ha hallado, con los aparatos, muestras de lo que puede haber. Llamó hace poco un señor que compró un aparato de los más económicos y consiguió a la primera salida un casquillo de oro, que se lo valoraron en 15 mil bolívares aproximadamente. Por supuesto que no sé dónde lo consiguió. Hay otros que han hallado testamentos junto con unas morocotas, como señal de un tesoro más grande; por eso digo que hay que hacer un estudio más grande antes de buscar algún tesoro. No es tan sencillo como parece; hay que investigar la zona donde se va a buscar.
– ¿Y la prospección o búsqueda de minerales?
-Hemos vendido aparatos para la gente que va para la zona de Guayana, Santa Elena de Uairén, el kilómetro 88, toda esa zona es muy rica en minerales de diferentes clases.

EN BUSCA DEL ORO

Búsqueda de oro

Búsqueda de oro a través de la radiestesia

-Estamos por traer un aparato que es para el uso exclusivo de la búsqueda del oro para las zonas aluvionales, para trabajar conjuntamente en los ríos. Esto les da “la parte por millón” que hay de oro, o sea que le puede dar un estimado de lo que pudiera existir de oro en ese río.
– ¿Qué es “la parte del millón”?
–La “parte por millón” es el porcentaje que existe en relación con los otros materiales, como es la arena, por ejemplo. Es la manera más fácil de determinar si hay suficiente oro como para justificar una inversión
más grande en el sitio. Los otros aparatos que tenemos sólo están destinados para buscar oro, desde pequeñas monedas hasta grandes tesoros.
-¿O sea que para buscar el oro virgen en polvillo en los ríos estos modelos no sirven. Exacto, porque no están diseñados para este tipo de función. Supóngase que usted está buscando el mineral de oro en polvo, y esta usando un aparato con un disco de tres pulgadas de diámetro. Ese puede llegar a unos 15 centímetros bajo la tierra. porque está diseñado para buscar polvo de oro. Ahora, si usted está encima de un terreno es muy difícil que usted logre conseguir una veta con un disco de ese tamaño, porque las vetas no están a 15 centímetros de profundidad, está más profundo; por eso vamos a traer un aparato que sirva para ello especifícamele. Es una barra extensible que le da “la parte por millón” que es exclusivamente para buscar oro.
-¿Y cuál es la máxima profundidad de alcance?
-El aparato de disco lo máximo que llega a penetrar es a un metro sesenta (81,60 mts) y el de antena llega hasta unos seis o siete metros. dependiendo también del tamaño y el tiempo a que ha estado enterrado el tesoro por debajo del suelo – Y cuando una persona encuentra un tesoro, ¿Qué es lo que debe hacer?
-Los que encuentran tesoros los mantienen muy oculto. Evitan decirlo por cuestiones de seguridad, y más que todo porque deben pagar un impuesto al gobierno, asunto que desconozco como funciona.
-Por otra parte, si se está en un terreno ajeno se está cometiendo una infracción. Siempre que se busque un tesoro es bueno hablar con el dueño del terreno, y entonces se llega a un acuerdo en cuanto al reparto, y, generalmente, nunca meten al gobierno en ese trato.
El problema de lo que se debe hacer específicamente cuando se encuentra un tesoro, o se encuentra oro, yo no tengo conocimiento.

Son muchos nuestros lectores que han querido mostrar sus inquietudes por la práctica de la Radiestesia, que cada día, está tomando más auge en nuestro país debido a las informaciones de gran impacto que sobre el tema ofrece la Revista “Cábala”.

Son muchos los interesados los que nos escriben pidiendo orientación, la que nosotros, con mucho gusto, suministramos número tras número, en aras del conocimiento.

Señor Guillermo S. Guevara:

“Mi actividad actual es la de comerciante. Soy miembro de la Logia ALDEN (A M O R C), soy Rosacruz. No hace mucho tiempo que leí unos reportajes sobre la Radiestesia en la Revista Cábala. Me pareció muy bueno, sobre todo en la forma como estaba redactado.
y es de esperar que “Cábala” continúe con estos trabajos para el gozo de miles de lectores que los están esperando con ansia”.

 Señora María Helena (favor no confundir con la famosa vidente de Cagua. Estado Aragua).

“Mi interés en la Radiestesia se debe a que todo lo que tenga relación con la parapsicología me llama mucho la atención. Me ha servido de mucha utilidad, y doy gracias a la Revista Cábala por el interés que tiene en divulgar este tipo de ciencias”.

Señor Luís Gómez:

“Soy granjero, aquí en Ocumare del Tuy. Considero a la Revista Cábala como inimitable e insustituible.
Me parece que la Radiestesia es lo más apropiado que pueda existir para detectar aguas subterráneas y entierros. Al detectar aguas subterráneas en un terreno, éste sube de valor. Los años de sequía que nos esperan justifican mi apreciación”.

 

Señor Cristóbal Burró:

“Mi profesión es la de fotógrafo, estoy dedicado a los estudios de Radiestesia, y me desempeño en la técnica del uso de las varillas y el péndulo”.

-¿Qué tiempo tiene con esas actividades? -pregunto.

-Tengo tres años; desde la primera vez que hice mis experimentaciones obtuve excelentes resultados.
-¿Nos podría señalar algunos?
-Si, como señalar el sexo de un niño antes de nacer, así como señalar sus condiciones físicas para ese momento. Y posteriormente se ha comprobado el resultado sin ningún error. También hemos practicado telepatía desde el pico Naiguatá, utilizando los péndulos, desde el Parque Nacional El Ávila con gente aquí en Caracas. Con las brújulas marcamos nuestra posición, y la transmitimos por medio del péndulo hacia Caracas; también hemos encontrado agua.
-¿ Y para buscar morocotas?
-Bueno, eso ya es otra cosa, porque la búsqueda del agua es muy natural mientras que la búsqueda del oro corresponde a la avaricia. Esa es una actividad, muy compleja, que hay que saber desempeñar.
-¿Por qué utiliza la técnica de utilizar las varillas pegadas directamente a la mano?
-Porque me gusta sentir la sensación más directamente, y el otro método me parece muy dificultoso. -¿Sobre “Los Platos del Diablo” qué nos puede decir?

-Estas piedras se encuentran situadas en el Parque Nacional El Ávila, en el radial de sesenta grados noroeste; por el Sebucán, o El Marqués se llega en doce horas, en una sola caminata.
Estas piedras vienen a ser como una “Acupuntura de la Tierra”. Fueron colocadas aquí para hacer más fresco el sitio. Una de estas piedras, medidas por Radiestesia, es positiva, y las otras negativas. Existen más piedras enterradas debajo de este grupo. En este grupo de piedras llamado “Los Platos del Diablo”, se encuentran otras rocas muchas más grandes. El sitio donde se encuentran estas rocas es bastante fofo; más adelante existe un manantial de agua que cuando hace mucho frío se congela por la mañana, como a las 7 a.m. La temperatura es de unos dos grados sobre cero centígrados.

FUENTE: Edición especial de la revista Cabala. Nº 141. Año VIII, fecha: noviembre de 1.984.

Comparte:

Deja un comentario