21 May

EL CUADRANTE ELEMENTAL

El Cuadrante Elemental de Rosendo Churión

De un libro en preparación de este colaborador suministramos valioso material que es el resultado de una esmerada investigación, donde los conocimientos de la neurofisiología, la biocibernética, la retroinformación biológica (Biofedback), la Teoria de los Reflejos Condicionados de Pavlov, se unen para conformar una teoría del acto radiestésico.
La gran problemática de la Radiestesia es que es una técnica tan sencilla que, paradójicamente, no todos la pueden aprender. Cada día se escriben nuevos manuales de Radiestesia, y existen quienes poseen una colección de libros sobre ella en su biblioteca, pero nunca llegan a manejar el péndulo con precisión. Este cuadrante elemental propio está diseñado para resolver este problema del aprendizaje radiestésico.

Quien se hace radiestesista, no realiza ninguna actividad en su vida sin consultar con la Radiestesia; así como sucede con muchos astrólogos, que realizan la consulta diaria de su horóscopo. Un cambio en su vida, un camino pleno de éxito le depara a quien se hace radiestesista. Muy difícilmente cometerá errores, acertará con éxito en los negocios y cualquier actividad a que se dedique. La mayoría de los fracasos de los radiestesistas es que no saben cómo ella funciona verdaderamente.
La lectura de libros antiguos y pasados de moda sólo hacen complicar el problema. La Radiestesia es una actividad extrasensorial, pero eso no excluye que sea solamente para privilegiados: el que se dedique con constancia y fe al estudio de la Radiestesia lo logrará.

INSTRUCCIONES PARA EL USO DEL CUADRANTE ELEMENTAL DE ROSENDO CHURlÓN

Este cuadrante tiene como el estudiante que se inicia En la práctica de aprenda los movimientos elementales del péndulo radiestéslco Además, puede ser utilizado como un cuadrante universal, es decir, que sirve para casi todos los usos; así se evita el tener que estar cambiando de cuadrante cuando se cambia el tipo de trabajo, El “Cuadrante Elemental de Churión está formado de círculos dispuestos en forma paralela formando canales, donde se pueden apreciar un movimiento negativo y otro positivo, y que están señalados por una flecha que indica la dirección del péndulo, El movimiento positivo corresponde al giro de las agujas del. reloj (en caso contrario de que el pendulista haya elegido otra convención, entonces se pueden cambiar las flechas indicadoras del movimiento pendular). Los círculos permiten verificar el tipo de movimiento; si se está realizando en círculo o en elipse cuando el péndulo se mueve sobre ellas. Los espacios verticales en blanco corresponden a una respuesta que no es ni (positiva igual si), ni tam poco (negativa igual no). En este caso el pendulista o radiestesista puede colocar un papelito con las respuestas elegidas, según la convención mental que haya adoptado para ese problema. Un cuarto resultado puede responder a que el péndulo no se mueva; entonces su sitio está en el centro de la estrella. El radiestesista se inicia debe practicar diariamente con el “Cuadrante Elemental”. Debe colocar su péndulo al centro de la estrella, y dejado que oscile libremente. Luego verificar el movimiento. Ahora, por ejemplo si se da un giro u oscilación en cierta dirección, se debe pensar: “Mi péndulo está girando u oscilando – según sea el caso – en tal dirección”.
Al mismo que se hace este tipo de análisis, se están activando los hemisferios cerebrales de la parte izquierda del cerebro (actividad analítica). A las personas que no son zurdas, la mano derecha corresponde al hemisferio cerebral izquierdo. Debemos tener en cuenta que la mayoría de los radiestesistas agarran el péndulo con la mano derecha, Al visualizar el dibujo con las flechas en cualquier movimiento, el radiestesista está activando los hemisferios cerebrales de la parte derecha del cerebro (actividad visual). La importancia de la visualización del “Cuadrante Elemental de Churión”, es que al mismo tiempo que se aprecia el movimiento del péndulo y se analiza su movimiento, permite
integrar dos fases distintas de la actividad cerebral cognoscitiva: lo analítico y lo visual. Todo esto forma el aprendizaje. Existen personas que tienen más desarrollados
el hemisferio cerebral derecho (en su mayoría el caso de las mujeres); también los artistas plásticos; poetas, dibujantes, etc. Otros tienen el hemisferio cerebral izquierdo más desarrollado (el caso de los intelectuales analíticos como los matemáticos y filósofos). Al que es más analítico le es más fácil pensar: “Tal movimiento en tal dirección corresponde a tal tipo de respuesta”. Es necesario aclarar que cuando se usa mucho el análisis, se está cometiendo un gravísimo error, porque la actividad radiestésica está más cerca de la “videncia” que de lo analítico.
La utilización de los términos: positivo y negativo, con las flechas indicadoras del movimiento radiestésico, está basada en la aplicación de los principios de la Retroinformación Biológica (Biofeedback), en la que una actividad externa (el movimiento del péndulo sobre el cuadrante) informa a la mente lo que está sucediendo, de manera tal que si existe algún error, la mente lo pueda corregir.
Esta interacción de la mente y el péndulo, permite que una información cerebral regrese y sea percibida por esta misma mente, lo que permitirá una corrección del movimiento pendular si es necesario. El radiestesista no debe dejar de ver el péndulo todo el tiempo mientras dure el acto radiestésico, a menos que experimente por un momento al ver una imagen mental.
El conocimiento de este procedimiento permite tomar conciencia de lo que verdaderamente está sucediendo durante el acto radiestésico. Lo importante de todo esto, es que el aprendizaje no basta que se realice conscientemente como cualquier otra técnica, sino que es a nivel inconsciente que nuestra computadora, la mente, aprende a conocer los movimientos, de manera que cuando se le solicite la información responda correctamente y no se equivoque.
Muchas veces me he dado cuenta que muchos aspirantes a radiestesistas obtienen siempre como respuesta unos giros en una misma dirección. Yo recomiendo experimentar con trabajos que se conozcan la respuesta con anterioridad. Así se logra que ocurra un
movimiento contrario al que le estaba ocurriendo anteriormente, Por ejemplo: si la persona recibe de su mente siempre unos giros a la izquierda, entonces deberá experimentar con casos de respuestas positivas, lo que se puede realizar con problemas de los que ya se sabe la respuesta. Se podrá preguntar, por ejemplo:
“¿Estará fulano en tal parte?” Sabiendo que dicha persona está precisamente en ese sitio, esto acostumbra a la mente a dar respuesta positiva.

COMO TRABAJAR CON EL “CUADRANTE ELEMENTAL”

El radiestesista debe colocar el cuadrante encima de una mesa de trabajo o en un escritorio; puede orientar el cuadrante en la dirección que indica el norte de la brújula. Luego de un acto de concentración y relajación, se debe formular la pregunta debidamente sin equivocarse, de lo contrario debe borrar de su mente toda confusión y elaborar una nueva pregunta, que repetirá lentamente, mientras deja que el péndulo oscile sobre el cuadrante.
Muchos acostumbran colocar el péndulo en el centro dándole un ligero movimiento de oscilación vertical (es decir, en línea recta frente a su nariz), luego se puede esperar que vaya tomando un giro de rotación negativa o positiva si es la respuesta. También podría suceder que continuase con el mismo movimiento inicial, y que podría corresponder con la pregunta solicitada.
Todas las respuestas deben ser repreguntadas para verificar si la respuesta que se está recibiendo en ese momento es la correcta. Para máxima seguridad, el acto radiestésico se puede repetir unas tres veces. Una técnica que se puede acompañar con este cuadrante, es la de cerrar los ojos por unos instantes. Esto permite lograr una mayor concentración y relajación, y ayuda a formular la pregunta. También se puede pedir una respuesta en imagen mental con los ojos cerrados. Esto lo realizan con facilidad las personas que practican la videncia.

CUADRANTE ELEMENTAL DE ROSENDO CHURION

Aquí es importante recordar el experimento del químico francés Chevreul, quien en 1854 publicó sus estudios y experiencias en un libro titulado: “De la Varilla Adivinatoria, del Péndulo llamado Explorador y de las Mesas que se mueven”. Aunque sus primeras conclusiones fueran a favor del péndulo, el día en que se le ocurrió hacerse vendar los ojos para realizar sus pruebas lo llevó al fracaso.
El no sabia que una persona cuando cierra los ojos, su cerebro comienza, en algunas partes, a producir ondas Alfas, y si la persona se relaja aumenta la producción de este tipo de ondas. Aunque se esté despierto, el cerrar los ojos es diferente a estar con los ojos abiertos.

El Cuadrante Elemental de Rosendo Churión

EL PENDULO LOCO

Un fenómeno que he podido comprobar, es que cuando un radiestesista está trabajando con el péndulo, si cierra los ojos y pone su atención en el péndulo sentirá que está dando giros y oscilaciones muy alteradas, cuando en realidad lo que sucede es que está más tranquilo. Otras veces ocurre que el radiestesista cree que el péndulo está tranquilo, cuando lo que sucede en realidad es que se está moviendo en todas direcciones como si estuviera descontrolado. Todo esto nos demuestra que el péndulo siempre debe estar vigilado por los ojos del radiestesista.

LA AUTOSUGESTIÓN

La autosugestión hace que muchas veces el radiestesista, con sólo mirar el péndulo, lo haga girar en la dirección por él preconcebida. En esta caso puede intentar reformular la pregunta y mirar hacia el techo y dejar que el péndulo se mueva para luego verificar el movimiento pendular. Cuando se tiene dudas si existe la sugestión, recomiendo realizar prácticas con problemas que se puedan verificar, como es el de la localización de una persona en un determinado sitio, y que se pueda verificar la información llamándola por teléfono. Después que se comprueba que se está trabajando bien, debe continuar con el trabajo.

FUENTE: Edición especial de la revista Cabala. Nº 141. Año VIII, fecha: noviembre de 1.984.

Comparte:

Deja un comentario