21 May

LA RADIESTESIA EN LA MEDICINA

LA RADIESTESIA EN LA MEDICINA

¿SE PUEDE APLICAR A NUESTRA MEDICINA?

Por primera vez en Venezuela se realiza un curso de “Radiestesia Aplicada a la Medicina” con personas que tienen una gran trayectoria en la profesión médica, y la cual pude apreciar durante todo el curso. No fue posible entrevistar a todos pero sí a los más destacados y representativos.

LA RADIESTESIA EN LA MEDICINA

Dr. Teodórico Sawaya López.

Es director de estudios del Instituto Venezolano de Medicina Natural, dedicado a la investigación de todas las plantas medicinales de América Latina, entre ellas la “Petiveria Alliacea”, comúnmente llamada en nuestro país “Milpurite”. Es médico alternativo, homeópata y radiestesista; investiga plantas para la India y el Ceylán. Su colaboración y participación durante el curso de radiestesia fue de una gran importancia, y al final los médicos le tributaron un reconocimiento unánime.
Espontáneamente se ofreció para realizar una experiencia de telepatía y radiestesia, la cual fue realizada en conjunto con quien escribe este reportaje. El experimento tuvo éxito, y fue controlado por todos los médicos presentes, para que no se produjeran errores.
Este experimento, además de demostrar prácticamente la existencia del fenómeno telepático, sirvió para demostrar que el radiestesista, cuando trabaja, no debe recibir ninguna injerencia mental de otra persona, porque puede entorpecer su trabajo.

Dr. Lionel Díaz Rodríguez Odontólogo:

-¿Tiene otros estudios realizados?
-Soy odontólogo; además soy, abogado y ex-profesor de la Universidad Central de Venezuela (veinte años de graduado). Actualmente estoy dedicado al ejercicio de la profesión.
-¿Cuál es su opinión de la radiestesia?
-Antes de entrar al curso tenía conocimientos fragmentarios acerca del tema. Luego, en el curso llegué a comprenderla más profundamente; en realidad es una ciencia, claro que aún en pañales.
Pienso que en el futuro los estudiosos, y todas aquellas personas que tratan de profundizar en este punto, podrán lograr grandes realizaciones en la radiestesia. En realidad es un campo fascinante para el conocimiento humano, de lo que son sus entornos, el mundo misterioso que lo rodea.
-¿Cuál es la relación de la radiestesia con el inconsciente?
-La radiestesia, fundamentalmente, es una manifestación del inconsciente; de ese inconsciente del cual es el rector el dueño de nuestros actos, el dueño de nosotros mismos.
Ahora, este inconsciente individual que somos nosotros, se puede decir que es el motor que causa los fenómenos radiestéticos. A su vez está conectado a una entidad cósmica, que en palabras del célebre discípulo de Freud “Carlos Gustavo Jung”, él lo definía como “el inconsciente colectivo”.
-¿Qué cree usted que debe hacer la ciencia oficial, ante la prueba que realmente la radiestesia tiene su aplicación?
-En realidad todo fenómeno nuevo, un nuevo conocimiento provoca resistencia, lo que ha sido una constante histórica a través de los tiempos.
La radiestesia, como una ciencia bastante joven, ha provocado en los círculos oficiales cierta resistencia a admitir el fenómeno, lo cual no quiere decir que tarde o temprano ellos tengan que reconocerla, como parte de los poderes que todo ser humano tiene en una forma oculta, y de los que se dice que sólo utilizamos una décima de nuestra capacidad; y el resto de las nueve décimas permanecen perdidas, sin utilizar. La radiestesia nos pone en contacto con el resto de esas nueve décimas.

Dr. Laureano Muñoz

-¿En qué actividades se desempeña usted?
-Soy Psicólogo; trabajo en acupuntura, bioenergética, psicoterapia, y radiónica. -¿Nos puede decir qué es la radiónica?
-La radiónica es una forma de terapia en forma de ondas oscilantes, múltiples, que permiten lograr el equilibrio energético, y por lo tanto el equilibrio de la salud.
-¿Y cómo funciona con los pacientes?
-Bueno, existen aparatos muy sofisticados que permiten esa forma de terapia; esas ondas se dirigen hacia el paciente por frecuencias determinadas de acuerdo al problema o enfermedad, según lo que presenta el paciente. – ¿Y qué enfermedad cura generalmente?
-El campo es amplísimo.
Actualmente alcanza unas diez mil frecuencias para unas diez mil formas de terapias; es como una computadora.
-¿Esto es lo que se llamaría una’ ‘cura a distancia” por medios electrónicos?
-Sí, puede ser a distancia, pero también puede ser directo.
-Hay formas de terapias energetizantes a cualquier distancia, no hay límite. La muestra que se utiliza como “Testigo” puede ser la sangre del paciente (una gota), un pelo, o cualquier objeto de su uso diario, que haya dejado una huella de su campo vibratorio individual.
-De acuerdo con la experiencia y estudios que realizó en este curso, ¿qué opina usted de aquellas personas que sin ninguna o muy poca experiencia utilizan el péndulo para adivinar el futuro, y resolver todo tipo de problemas?
-Yo creo que no es una forma adecuada si no tiene el suficiente conocimiento, la suficiente preparación en este campo que es realmente una ciencia; la persona que lo utiliza en esta forma es un embaucador; no está ajustada a los cánones científicos como lo son la radiestesia y la radiónica, que tienen que ver mucho con el aspecto vital, con el equilibrio energético. Esto se está utilizando en una forma muy superchera; no se debe permitir que se haga.
-¿Qué futuro ve usted en la radiestesia y en la radiónica?
-Yo creo que es un campo ilimitado, terapéutico. Puede servir como un gran arsenal terapéutico para tratar diferentes tipos de enfermedades, en una gama de dolencias increíbles, y que un médico perfectamente puede manejar con resultados muy positivos; porque es una ciencia que se basa en el método científico y experimentación, utilizando los recursos más modernos que se utilizan en la medicina electrónica.
-¿Y cuáles fueron sus experiencias durante el curso?
-Bueno, se hicieron algunas experiencias, pero muy elementales. No tuvieron carácter de profundidad; sin embargo, fueron motivacionales, porque despiertan la idea del amor, de la inquietud, de la profundización del conocimiento de esta ciencia.

Profesor Jorge Arturo Casa Ruiz

-Soy profesor universitario; además soy ingeniero agrónomo, sociólogo, nutricionista homeopático, y me intereso mucho por esta “nueva onda”, de esta ciencia que se llama Radiestesia. Por lo tanto, pensamos hacer un curso para capacitamos en la captación de las vibraciones de los cuerpos por intermedio del péndulo, y por medio de los aparatos de la radiónica.
-¿Qué opina usted de la radiestesia?
-Esta es en verdad una ciencia del pasado y del futuro. Es muy poco conocida, pero es un auxiliar tremendo para la homeopatía especialmente.
-¿Qué experiencias tuvo en el curso?
-Estoy muy contento por la Interacción que ha habido, la empatía de todos los integrantes con el profesor, además que esperamos que podamos sacar para adelante una asociación fuerte que nos permita defender esta medicina alternativa, ya que la medicina oficial, o conocida hasta ahora, no llena todas las aspiraciones que puedan cubrir estas ciencias nuevas.
-Mucha gente piensa que esto es superchería, que es falso. ¿Qué piensa usted?
-Bueno, respecto a esto es claro que hay una serie de cuestiones en relación con el pensamiento de la gente que no ha estudiado a fondo. Siempre han habido grandes personajes en la radiestesia, tales como el abate Mesmer, y otras personas como Christopher, personas de reconocida solvencia tanto moral como científica, que han sido muy conocidas en Francia, y verdaderamente pusieron los lineamientos de una cuestión que en la antigüedad fue llevada sin una verdadera taxonomía, sin llevar una verdadera investigación. No se puede hablar a priori de una cosa sin conocerla a fondo; decir por ejemplo que es una superchería sin haber estudiado sus fundamentos, hecho las pruebas y los experimentos.

Dr. Agustín Albornoz Martínez

-¿Qué otros estudios tiene?
-Soy médico internista y psiquiatra, médico higienista, he hecho algunos cursos de medicina alternativa, es decir algunas corrientes médicas que viene1 siendo aceptadas por la Organización Mundial de la Salud.
-¿Y qué futuro ve usted en estas actividades?
-Cada día la medicina abarca nuevos ámbitos, y sale de sus cauces habituales y naturales para entrar en esa serie de puentes y enlaces con todas las ciencias, y con todas las interpretaciones de la naturaleza.
-¿Qué aceptación tiene la radiestesia en su aplicación a la medicina?
-La radiestesia tiene su origen en el pasado, pero últimamente tiene carácter científico por sus investigadores que la utilizan. Luego la radiónica, que ha introducido la computadora dentro del uso del péndulo radiestésico, y que ha hecho cada vez más fácil y seductora la utilización de este tipo de procedimiento.
– ¿Cuál es su concepto del péndulo?
-El concepto del péndulo radiestésico representa la interpretación del inconsciente colectivo del que hablaba Carlos G. Jung, discípulo de Freud. Hay una ciencia oculta en el inconsciente de la comunidad del mundo, y esa ciencia y esas verdades ocultas se pueden detectar con el uso de ciertos métodos, entre los cuales, básicamente, está el péndulo. Por esto la radiestesia adquiere hoy una importancia fundamental en la posibilidad de investigar cosas que antes había que realizar a través de un proceso muy largo, muy detenido, muy profundo. Ahora basta con el simple concentrarse en busca de un fenómeno determinado, y a través de las respuestas que da el péndulo se pueden conseguir verdades que de otra manera se perderían en inversiones de mucho dinero y tiempo.
-¿Qué opina del experimento de radiestesia y telepatía que se realizó durante el curso?
-Bueno, fue una demostración de la influencia de las B ondas de energía ocultas para la mayoría de las personas; de una que la telepatía existe, y esto se pudo comprobar con el uso del péndulo.
-¿ Y de su experiencia durante el curso, qué nos puede decir?
– Cree que produce motivaciones importantes para que la gente investigue, se dedique a averiguar de estas cosas, que aparentemente para muchos es algo sin sentido, porque están impregnadas del sentimiento de lo esotérico y que se confunden con el espiritismo. Desgraciadamente se contamina mucho este campo; por eso hay que tener mucho cuidado de cómo se catalogan las investigaciones, y así establecer las diferencias.
-¿Cómo cree usted que se debe combatir esta problemática?
-Lo que se debe es dar seriedad a este tipo de estudio, a través de instituciones como la que se pretende fundar, para darle un rigor científico a todo lo que se realice en este sentido. No creo que se deba coartar o limitar la capacidad de muchas personas o individualidades especiales que existen al respecto, pero es en la unión en donde está la fuerza. Hay que hacer serios estos estudios en Venezuela, ya que en muchos países desarrollados existen publicaciones serias en las que se hace ciencia al investigar estos fenómenos, verdaderamente misteriosos u ocultos, pero que tienen su explicación dentro de las leyes naturales hasta ahora desconocidas para las personas.

Dr. Gilmer Marvez

-De sus estudios y experiencias, ¿qué nos puede decir?
-Soy médico graduado en la Universidad de Los Andes; soy anestesiólogo graduado en la Universidad Central de Venezuela. He realizado cursos de la especialidad en el Hospital Pérez Carreño, trabajé en diferentes hospitales del interior del país, como el Prince Lara en Barquisimeto, en San Cristóbal, y aquí en Caracas en diferentes hospitales. Y actualmente estoy trabajando en la clínica Luis Razetti y la Maternidad Concepción Palacios.
-¿Cómo ve usted la radiestesia ante la ciencia médica?
-Me complace mucho esta entrevista para la conocida Revista “Cábala”, porque me permite expresar lo importante que es para nosotros, los médicos venezolanos, interesados y muy preocupados por el avance de la ciencia en nuestro país, porque nos hemos topado con otro arsenal para realizar nuestra labor en beneficio de la medicina, y, en consecuencia, de la colectividad.
-¿Qué problemas ve usted en la radiestesia?
-La radiestesia es una ciencia muy antigua, “muy vieja” como diríamos, y mucha gente pudiera pensar que son cosas de brujos o de magia, lo mismo que usted se puede imaginar en la mentalidad de un indiecito que no ha visto ningún avión, y de repente se le presenta un Concorde. Bueno, eso le parecerá una “brujería”, pero si lo montan adentro y le muestran por la ventana que eso vuela, y más abajo se ve el mar, ahí está la diferencia. Eso es lo mismo que le ocurre a muchas personas: desconocen el fundamento científico de una determinada aplicación, que es parte de la ciencia. La ciencia es una sola, que tiene sus ramas, que tiene sus manifestaciones, y las desconocen. Una de esas manifestaciones es la radiestesia aplicada a la medicina.
-¿Qué relación tiene la radiestesia con la medicina?
-Es un arsenal indiscutiblemente valioso para nosotros los médicos. Permite no solamente prever el estado de salud, o de enfermedad de una persona, sino el grado y la aproximación con que podemos tratar al paciente, a esa enfermedad. Muchas veces tratamos a la enfermedad y no a la persona. Con la radiestesia la vamos a tratar como un todo: por lo tanto, yo creo que hemos recibido una experiencia que no tiene alcance, no tiene límites; nosotros seguiremos investigando, seguiremos practicando, y vamos a seguir divulgando esto porque es algo que nos ha impactado, de tal forma por su alcance y proyección, que creemos que es una verdadera labor, como’ venezolano y como médico, por el juramento que hicimos irnprescindible para el futuro de la misma medicina, para mejorar la humanidad.
-¿Qué considera usted que deberían hacer al respecto, los que se dedican a la actividad de la radiestesia?
-Yo creo que las instituciones y los organismos que se que se dedican al estudio de estas ciencias, deben expresar con firmeza sus conocimientos, con esa claridad que da la razón; irse proyectando a través de los medios de comunicación social, caso, que se nos brinda la oportunidad a través de esta revista tan conocida como lo es “Cábala”, y expresar esta nueva alternativa para la salud y para el bienestar de la comunidad venezolana.
-¿Usted pudo ver en alguna experiencia que la radiestesia funciona?
-Correcto; le puedo decir que yo fui testigo que la Radiestesia es una ciencia comprobable científica y experimentalmente.

Dra. Maria del Socorro Pérez

María del Socorro Pérez es doctora en medicina integral y especialista en medicina electrónica. Tiene su clínica en México, Dto. Federal. Ha dado conferencias de homeopatía aplicada a la medicina electrónica en varios países. Estuvo aquí en Caracas invitada por el Instituto de Medicina Natural, en nombre de su director el Dr. Agustín Albornoz Martínez. Está reconocida internacionalmente dentro de la Medicina Alternativa, Durante el curso de la “Radiestesia Aplicada a la Medicina”, tuvo la oportunidad de dirigirse a los ilustres médicos cursantes para ese momento. Dentro de otros tópicos, hizo una introducción sobre la mecánica cuántica y el tratamiento de las enfermedades dirigidas a componer la causa y no el efecto.
Expuso que la medicina electrónica es una medicina energética que primero actúa sobre la energía del ser humano y después sobre la materia. Sobre la radiónica médica dijo que es una extensión de la radiestesia aplicada a la medicina. Señaló que la radiestesia actúa a través de la energía electromagnética de los cuerpos; éste es un procedimiento regulador a través de las ondas con un aparato llamado “Radionics”, conocido como la “computadora radiónica”. Además, hizo entrega de un “Vademecun” de la medicina electrónica aplicada a la homeopatía. Su exposición recibió muchas preguntas de los médicos asistentes al curso, las cuales fueron contestadas de una manera científica y satisfactoria para sus interlocutores.

Dr. Mario Agostino Mercury

Es doctorado en Parapsicología en la Estados Unidos; es además Director del Instituto Científico Internacional de Parapsicología. Al terminar el curso de “Radiestesia Aplicada a la Medicina”, el Dr. Mario A. Mercury realizó una breve charla, con demostraciones de una gran cantidad de aparatos que son herramientas, tanto del parapsicólogo como del radiestesista.
Llamó mucho la atención de los médicos asistentes por sus demostraciones prácticas; dentro de otras tuvo mucho interés el uso de las varillas (péndulos), que cuando se colocaban sobre una pirámide de madera éstas tendían a cruzarse en forma de “x”, sin ningún esfuerzo voluntario del experimentador. Esto demostraba a qué altura irradia energía la pirámide sobre la vertical de su cúspide. Para que no quedaran dudas, el doctor Mercury invitó a los asistentes a realizar las prácticas, las que fueron satisfactorias.
También mostró algunos instrumentos personales que se usan en la radiestesia médica, como lo es la “Polarizadora”, la cual protege a la persona contra toda radiación dudosa, dañina o negativa, afuera y en el interior del organismo. Finalmente, el doctor Mercury presentó unos quince nuevos aparatos. Durante su charla respondió todas las preguntas en una forma clara y sencilla. Se pudo apreciar que el doctor Mercury causó un gran impacto dentro de los asistentes.

Dr. Dionisio Díaz G.

El doctor Dionisio Díaz G.es Secretario del Instituto de Medicina Natural. Al finalizar el curso de Radiestesia Médica, explicó que “la fase terapéutica de estas disciplinas carecen de peligro, pero en el diagnóstico preciso está el éxito o el fracaso del radiestesista”. Se refirió al panorama latinoamericano de la “Medicina Alternativa”, y sus diferentes disciplinas, que se están estudiando en determinadas universidades del mundo.
También se refirió, muy brevemente, a las leyes y reglamentos en Venezuela que rigen el ejercicio legal de la medicina.

RADIACIONES DE VIDA

– ¿Cuál es su experiencia en radiestesia, profesor Rudolph Reynolds?
– Tengo seis años de experiencia en radiestesia y en radiónica. Además, estuve estudiando medicina natural en Inglaterra, y profundicé en radiestesia y radiónica con el doctor Bruce Copen, junto con los estudios de medicina homeopática.
-¿Cuál es la diferencia entre un péndulo cualquiera y un péndulo radiestésico?
– El péndulo puede ser cualquier hilo, y debajo de ese hi10 está suspendido un peso; pero de acuerdo con la aplicación que uno va a prestar al péndulo, eso decidirá ciertas modificaciones grandes. Por lo general se usa una cuerda lo suficientemente fina que no tenga fibras; y el peso debe tener cierta relación con la longitud del hilo de suspensión que se va a usar. En la medicina, por ejemplo, se usa uno de acuerdo con las necesidades del médico que está trabajando sobre un “Chart”, un dibujo de un cuerpo humano, una lámina o un órgano.
– ¿Y para la búsqueda de minerales?
– Deben ser de forma esférica, o en forma de torpedo, siempre dejando un hueco para poder introducir una muestra (testigo) de lo que uno está buscando-responde el eminente profesor.
– ¿Cómo puede una persona conocer su propia polaridad?
– En la polaridad de las personas hay ciertas pruebas concretas en cada escuela de radiestesia. Se han diseñado distintas pruebas; por una simple enseñanza sabemos que la mayoría de los hombres tienen el lado derecho de su cuerpo y su mano positiva, y el lado izquierdo negativo, y la mayoría de las mujeres están al revés. Las excepciones son el resultado de fallas glandulares.
– Con una batería de automóvil se pueden hacer pruebas. Se coloca el péndulo sobre el polo positivo y se debe recibir una reacción positiva, pero si en ese momento se recibe una reacción negativa quiere decir que es su lado negativo; también la prueba con el papelito encima de un alfiler permite conocer la polaridad; cuando se le acerca el dedo debe reaccionar, pero tiene la dificultad de que cualquier movimiento de la mano puede producir una corriente de aire que mueva el papel.
– ¿Cómo se puede asegurar que un radiestesista no está controlando el péndulo?
– Cuando uno está realizando un trabajo para hacer una sintonización física, y por supuesto sintonización mental, que es concomitante sobre un objeto cualquiera, y el péndulo comienza a reaccionar, francamente, es recomendable cerrar los ojos; y si al cerrar los ojos el movimiento continúa con la misma velocidad, dirección, y la misma fuerza, entonces se comprueba que sí fue en verdad una captación de energía, emanada de esa sustancia. Ahora, si hay modificaciones notables, posiblemente el pendulista lo estaba controlando con sus pensamientos.
– ¿Qué interferencias pueden ocurrir cuando se opera un péndulo?
– No hay interferencias eléctricas, Las interferencias tendrán que ser del viento si uno está trabajando al aire libre, y las interferencias de otras personas.
¿Es necesaria la presencia de un maestro, para que compruebe la capacidad del que se va a iniciar en la radiestesia?
– Cualquier persona puede presentarse a realizar prácticas de medición de energías desconocidas con el péndulo. Puede desarrollar su grado de sensitividad con ese tipo de radiación.
– ¿Cuál es el tiempo que se considera necesario para que un radiestesista desarrolle su capacidad?
– Con una orientación definitiva hacia la práctica de la radiestesia, necesitará por lo menos dos años como mínimo.
– ¿Cómo funciona la “tele-radiestesia”?
– En vez de colocar el péndulo sobre el objeto, se usa una muestra o testigo de lo que se está investigando, y se establece así una sintonía mental; luego se trabaja sobre el testigo, como si estuviera junto a la persona.
– ¿Qué utilidad puede prestar la radiestesia aplicada a la medicina?
– Siempre hay que mantener en mente, que el péndulo es solamente un instrumento de medición que busca radiaciones poco conocidas, como cuando uno está buscando aquella información que las radiografías o pruebas de laboratorio no nos la pueden proporcionar, Es sabido por los homeópatas que si una persona tiene cáncer en grado grave hoy, es porque nosotros sabemos que desde hace tres años habían cambios suaves pero definitivos en su organismo, empeorándose hasta llegar a esa manifestación. Posiblemente, hace tres años un radiestesista hubiera detectado esos cambios, Esa es parte de la colaboración que se le puede prestar a la medicina.
– ¿Y en relación con los remedios o sustancias que se vayan a suministrar a los pacientes?
– Los remedios homeopáticos son remedios radiacionales; están preparados a base de sustancias químicas, pero se preparan en una forma que podamos liberar el espíritu curativo de cada una de las sustancias, y como estamos ante una radiación que todo el mundo puede captar con el mismo péndulo, podemos orientamos y saber cuál es el medicamento y cuál no es. Si tenemos un medicamento hecho de sal y otro hecho de calcio, podemos tener distintas reacciones con él, y debemos recordarlo para que en el futuro podamos reconocer que tantas vueltas y oscilaciones para allá y para acá quieren decir calcio, y tal cual quiere decir sal; y se comparan las vibraciones que emanan del paciente así como las del medicamento, y al tener eso estamos ya ante un preparado que puede usarse, con toda seguridad, para intentar una curación de dicha enfermedad.

Comparte:

Deja un comentario